Blog de 4Life Ciencia, Éxito, Servicio, Satisfacción

Beneficios del colágeno tipo I

Beneficios del colágeno tipo I

Written by: David Vollmer, PhD, Chief Scientific Officer

¿Qué es el colágeno?

El colágeno es una proteína vital que tu cuerpo produce de forma natural. Aproximadamente el 30% de la proteína en tu cuerpo es colágeno y constituye alrededor del 6% de tu peso. El colágeno está presente en la piel, el cabello, las uñas, los tejidos conectivos, los huesos, los músculos, los tendones, los ligamentos, el cartílago e incluso en el revestimiento intestinal.

La palabra colágeno se deriva del griego “kolla”, que significa “pegamento” y se considera como el mecanismo principal para mantener unido a tu cuerpo. La estructura del colágeno a menudo se presenta como fibras, las cuales están formadas por tres cadenas de polipéptidos largas y en espiral. Cada cadena está compuesta por más de 1,000 aminoácidos que se consideran ser los componentes fundamentales de la vida.

¿Qué puede afectar los niveles de colágeno en el cuerpo?

Se han llevado a cabo una serie de investigaciones para poder comprender qué es lo que afecta los niveles de colágeno en el cuerpo. Y se ha descubierto que los factores que pudieran influir son tanto intrínsecos (cosas fuera de nuestro control) como extrínsecos (cosas que generalmente podemos controlar) y dichos factores han mostrado disminuir la producción de colágeno y acelerar la degradación del mismo.

El proceso natural de envejecimiento puede ser considerado como un factor intrínseco ya que a lo largo de la vida, hay un equilibrio entre la producción de colágeno (síntesis) y la descomposición del colágeno (degradación). Durante nuestros primeros años de vida, la síntesis del colágeno contrarresta la degradación, pero con el paso de los años ese equilibrio se inclina en favor de la degradación. Para muchas personas, los niveles de colágeno empiezan a declinar a partir de la tercera década de vida y esto se manifiesta en forma de fibras más duras e inflexibles y varía de persona a persona de acuerdo a su genética y también al estilo de vida que lleve.

La exposición al medioambiente es un ejemplo de un factor extrínseco, siendo considerada la exposición al sol como uno de los más dañinos. La piel constituye el objetivo principal de la radiación UV, la cual puede acelerar el proceso de envejecimiento. La exposición excesiva a los rayos UV causa que los radicales libres se acumulen en las células de la piel y en la matriz extracelular, lo cual puede propiciar un daño celular (mejor conocido como estrés oxidativo). El daño acumulado puede prevenir el funcionamiento normal de las estructuras subyacentes, como por ejemplo el colágeno y causar cambios en la apariencia de la piel (ej. líneas finas y arrugas).1

Los malos hábitos de alimentación también son otro factor extrínseco que tiene un impacto en los niveles de colágeno. Las dietas altas en azúcar, carbohidratos refinados, alcohol o carnes procesadas pueden activar de forma negativa el sistema inmunitario y promover inflamación en un nivel más bajo, lo cual va en detrimento de todos los tejidos corporales. El azúcar también promueve la reticulación de las fibras de colágeno, haciéndolas menos flexibles y haciendo más difícil su proceso natural de reparación.

Tipos y fuentes de colágeno

Los científicos han identificado al menos 16 tipos distintos de colágeno, siendo las formas más comunes los tipos I, II, III, V y X. Las principales diferencias entre los tipos de colágeno se atribuyen a tres cadenas polipeptídicas largas y a la forma en que cada una se encuentra enrollada. Cada tipo de colágeno respalda funciones corporales diferentes y a menudo proviene de fuentes variadas. El colágeno tipo I, por ejemplo, constituye hasta el 90% del colágeno en el cuerpo y se encuentra primordialmente en la piel.

Las proteínas de colágeno se encuentran en los mamíferos vivos. En el caso de los suplementos dietéticos, en su mayoría provienen de la vaca, el cerdo, el pollo y el pescado. Cuando se consumen en su forma natural, las proteínas de colágeno son difíciles de digerir y distribuir en el cuerpo.

Un proceso denominado desnaturalización puede mejorar la digestibilidad de las proteínas. Este proceso involucra el uso de un agente desnaturalizante, como por ejemplo, el calor, un químico o la acción de una enzima para debilitar o romper los vínculos de las moléculas de proteína, lo cual hace que cambie la estructura de la proteína, haciéndola más accesible para las enzimas responsables por descomponer la proteína en sus partes integrales para que pueda ser digerida (a este proceso se le denomina hidrólisis).

Y el resultado final son aminoácidos de cadena corta más pequeños, también conocidos como colágeno hidrolizado que incluyen una abundante cantidad de glicina, prolina e hidroxiprolina. El colágeno hidrolizado se absorbe mejor y se transporta más eficientemente a través de todo el cuerpo.

Beneficios del colágeno tipo I proveniente del pescado

Hay diferentes tipos de colágeno y este puede provenir de diversas fuentes, pero ¿qué tipo es el mejor para ti y cuál es la mejor fuente? Al observar la tabla a continuación, la respuesta depende ampliamente del resultado que busques. Para las personas que buscan respaldo para la piel, el cabello, las uñas y los músculos, el colágeno tipo I es la forma de colágeno que mejor se ajusta a sus necesidades.

Para entender cuál es la mejor fuente de colágeno tipo I, consideramos la literatura científica y nuestros propios estudios tanto publicados como sin publicar.2 En los estudios de 4Life, las variadas fuentes de colágeno tipo I tienen únicamente diferencias sutiles en términos de la composición de los aminoácidos y del tamaño de la distribución molecular. Es el vasto número plétora de publicaciones independientes o de terceros que se han realizado sobre la piel, el cabello y las uñas lo que en verdad diferencia las fuentes de colágeno. Aunque hay muchos estudios de fuentes variadas que demuestran los beneficios del colágeno tipo I, al observarla más detalladamente, la literatura sugiere que el colágeno proveniente del pescado cuenta con investigación más sólida de respaldo que el colágeno que proviene de los mamíferos (vacas, cerdos, gallinas).

Los experimentos preclínicos que estudian los efectos del consumo de colágeno sugieren que puede estimular la síntesis y mitigar el daño a la piel causado por la radiación UV. Se han realizado numerosos estudios clínicos para validar si esos efectos pudieran reflejarse en mejorías visibles o relacionadas con la edad, es decir firmeza y elasticidad de la piel, reducción de las líneas finas y arrugas y en el tono de la piel.

En un estudio doble ciego de placebo controlado realizado a 95 mujeres de edad media que tomaban 2.5 gramos de colágeno al día, se observó una mejora significativa en la firmeza de la piel después de 8 semanas, en las arrugas periorales (sobre los labios) después de 12 semanas y en la homogeneidad y luminosidad de la piel después de 8 semanas.3 En un estudio similar con 60 mujeres de edad adulta que consumían 5 gramos de colágeno al día, se observaron mejorías significativas en las arrugas periorbitales (patas de gallo) después de 8 semanas y en la debilidad de la piel del rostro después de 4 semanas.4

Estudios adicionales han demostrado los beneficios del colágeno tipo I para la salud del cabello, las uñas y los músculos/articulaciones. En un estudio de 16 semanas con 44 mujeres saludables, se observó un incremento significativo en la proliferación de folículos de cabello así como en el volumen del cabello.5 Un estudio preclínico de nueve meses también demostró una mejoría en el color, el brillo y el volumen del cabello.6 En un estudio clínico de etiqueta abierta con 24 participantes que tomaron 2.5 gramos de colágeno, se demostró un incremento en el crecimiento de las uñas, así como una disminución en las uñas quebradizas.7 Un estudio doble ciego de placebo controlado con 147 atletas que tomaron 10 gramos de colágeno al día durante 24 semanas demostró una reducción en la molestia en las articulaciones al descansar, caminar, estar de pie o hacer ejercicio.8

La línea de fondo

Tomar un suplemento de colágeno tipo I hidrolizado proveniente del pescado puede proporcionar numerosos beneficios, incluyendo el respaldo para la piel, el cabello, las uñas y los músculos/articulaciones.

 

Dale un vistazo a nuestro producto 4Life Transfer Factor Colágeno Tipo I : que ofrece 5 gramos de colágeno tipo l proveniente del pescado y otros ingredientes para ayudar a restaurar los niveles saludables de colágeno en el cuerpo, mejorar la humectación y elasticidad de la piel, respaldar los músculos y ofrecer respaldo antioxidante. Además contiene 4Life Transfer Factor Tri-Factor Formula para ayudar a tu sistema inmunitario a reconocer posibles amenazas a la salud, responder ante ellas y recordarlas.*

References** 1. Pugliese Physiology of the skin II. Allured Publishing Corporation; 2001. p. 109-137. 2. Vollmer, West, Lephart, Enhancing skin health: By oral administration of natural compounds and minerals with implications to the dermal microbiome. Int. J. Mol. Sci. 2018, 19, 3059. 3. Innovations in Food Technology, August 2017. 4. Duteil, Roussel, Bruno-Bonnet, Lacour Effect of Low Dose Type I Fish Collagen Peptides Combined or not with Silicon on Skin Aging Signs in Mature Women, JOJ Case Stud. 2018; 6(4): 555692. 5. Oesser The oral intake of specific Bioactive Collagen Peptides has a positive effect on hair thickness Nutrafoods (2020) 1:134-138. 6. Wang, Wang, Wang, Xu, He, Li, Ma (2017) Improvement of skin condition by oral administration of collagen hydrolysates in chronologically aged mice. J Sci Food Agric, 97(9), 2721-2726. 7. Hexsel, Zague, Schunck, Siega, Camozzato, Oesser, (2017) Oral supplementation with specific bioactive collagen peptides improves nail growth and reduces symptoms of brittle nails. J Cosmet Dermatol, 16(4), 520-526. 8. Clark, Sebastianelli, Flechsenhar, Aukermann, Meza, Millard, Albert 24-Week study on the use of collagen hydrolysate as a dietary supplement in athletes with activity-related joint pain. Curr Med Res Opin, 24(5), 1485-1496 2008.

*Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Estos productos no tienen la intención de diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. **Los enlaces externos provistos en las publicaciones del blog de 4Life son estrictamente una cortesía para los lectores del blog a quienes podrían interesarles dichos enlaces. 4Life no está promocionando estas páginas web o dando fe de la veracidad de cualquier información que se encuentre en estos sitios externos.