Blog de 4Life Ciencia, Éxito, Servicio, Satisfacción

Cómo retardar los efectos del envejecimiento en tu piel

Cómo retardar los efectos del envejecimiento en tu piel

Tu piel es fascinante ya que es el espejo de varios de tus atributos físicos más particulares y cumple muchas funciones para mantener a tu cuerpo funcionando óptimamente. Desafortunadamente, a menudo la piel es el área de tu cuerpo donde aparecen los primeros signos de deterioro. Las líneas finas, las arrugas y la piel flácida son clásicas muestras del proceso de envejecimiento Lo bueno de todo es que hay maneras con las que podemos retardar los efectos del envejecimiento en la piel. Continúa leyendo para saber más sobre la salud y el envejecimiento de la piel y cómo lograr que tu piel siga luciendo joven y vibrante.

Dos tipos de envejecimiento cutáneo

Tu piel experimenta dos tipos de envejecimiento—intrínseco y extrínseco. La genética y las hormonas son factores que influyen en el envejecimiento intrínseco, mientas que el envejecimiento extrínseco se produce por factores del medioambiente, como por ejemplo, los rayos ultravioleta del sol y los factores contaminantes.

Envejecimiento intrínseco

El envejecimiento intrínseco da cuenta de los cambios corporales que ocurren con el paso del tiempo como resultado de la genética, es decir, el conjunto de instrucciones en tus genes que tus células utilizan para llevar a cabo sus múltiples funciones. Una parte normal del proceso de envejecimiento es el decaimiento gradual de la función cutánea, lo cual produce cambios notorios en la apariencia de la piel. Los estudios de investigación sugieren que solo unos cuantos factores del envejecimiento de la piel están asociados con la genética, entre los cuáles se encuentran:1

El grosor de la piel se ve afectado por los cambios de las proteínas conocidas como colágeno y elastina que se encuentran en la capa dérmica de tu piel. Estas proteínas le dan estructura a tu piel y a medida que pasan los años, las fibras de colágeno y elastina comienzan a perder su estructura, provocando que la piel sea menos firme y elástica.2 El cuerpo también produce menos colágeno y elastina a medida que envejece. Los estudios de investigación sugieren que la producción de colágeno disminuye alrededor del 1% cada año en la segunda y la tercera década de la vida.3 Estos factores contribuyen a que aparezcan arrugas y que la piel se torne flácida con el paso de los años.

A medida que envejeces disminuye la cantidad de terminaciones nerviosas en tu piel, lo que hace que se reduzca tu sensibilidad al dolor, a la temperatura y a la presión. La producción de hormonas sexuales disminuye con la edad y también puede afectar la sensibilidad de la piel.1

La regeneración celular también se hace más lenta con la edad, lo cual significa que tu cuerpo se tarda más en deshacerse de las células viejas y generar células nuevas. La acumulación de células cutáneas viejas y muertas en la superficie de tu piel puede interferir con su función como barrera y causar resequedad.1 Aproximadamente a los 30 años, se transfiere menos humedad desde la dermis hacia la epidermis y hacia las células grasas que se encuentran en la hipodermis. Las células de la epidermis y las células grasas comienzan a encogerse, ocasionando que tu piel tenga una apariencia apagada y delgada.2

No hay mucho que puedas hacer para detener el envejecimiento intrínseco dado que es genético. Sin embargo, hay medidas que puedes tomar para sobrellevar el proceso natural de deterioro y hay muchas maneras en que puedes influenciar el envejecimiento intrínseco—¡Hablaremos más sobre este tema más adelante!

Envejecimiento extrínseco

El envejecimiento extrínseco se trata de los cambios corporales que son el resultado de la exposición a factores del medio ambiente. La luz solar es la mayor causa del envejecimiento de la piel. La exposición excesiva a los rayos solares incrementa la producción de radicales libres en las células cutáneas, lo cual puede generar estrés oxidativo, daño celular y envejecimiento acelerado de la piel.2

Otros factores del medioambiente que tienen un impacto en el envejecimiento de la piel incluyen el fumar, la contaminación del aire y la alimentación. El fumar causa que se encojan los vasos sanguíneos de la piel, reduciendo el flujo de sangre y la transferencia de oxígeno y nutrientes hacia la piel y también puede disminuir la cantidad de humectación de la piel, causando resequedad e interfiriendo con el nivel de vitaminas que se requieren para neutralizar a los dañinos radicales libres.2

Los estudios sugieren que los factores contaminantes pueden inducir el estrés oxidativo al reducir el nivel de antioxidantes en la piel.4 Asimismo, vivir en un área contaminada pude reducir la humedad en la piel. En cuanto a la alimentación, el consumo excesivo de grasas, comidas procesadas y alcohol ha demostrado tener un impacto negativo en la función de la piel y muchos científicos creen que estos factores aceleran el proceso de envejecimiento de la misma.5

¿Cómo retardar los efectos del envejecimiento en la piel?

El proceso intrínseco de envejecimiento ocurre de manera natural y es difícil de cambiar, pero es posible retrasar el envejecimiento intrínseco minimizando tu exposición a ciertos factores del medioambiente. A continuación te presentamos cinco maneras de retardar los efectos del envejecimiento en tu piel:

  1. Lleva una dieta bien equilibrada y colorida.
  2. Bebe mucha agua y limita tu consumo de alcohol.
  3. No fumes y evita el humo de cigarrillo de segunda mano.
  4. Protégete del sol usando bloqueador solar y ropa que te proteja del sol.
  5. Minimiza la exposición a los factores contaminantes del aire y otros factores contaminantes del medio ambiente.

Hay otras opciones de estilo de vida por las que puedes optar para mantener tu piel con aspecto juvenil y vibrante, incluyendo:

  • Adoptar un régimen regular para el cuidado de la piel. Lava tu piel regularmente con un limpiador suave, aplica un humectante y no olvides el bloqueador solar.
  • Acude a revisiones regulares de tu piel. Visita un dermatólogo al menos una vez al año a partir de los 25 años aproximadamente.
  • Haz ejercicio regularmente. El ejercicio moderado puede incrementar la circulación en la piel, lo cual mejora el suministro de oxígeno y nutrientes. El ejercicio también puede impulsar tu sistema inmunitario, lo cual ayuda a proteger a tu piel de los invasores dañinos.6
  • Añade suplementos de colágeno y vitaminas a tu régimen de cuidado de la piel. A partir de los 25 años se recomienda el uso de suplementos tópicos y orales que contengan péptidos de colágeno y vitaminas (antioxidantes).2 Los suplementos pueden ayudar a restaurar los niveles de colágeno y vitaminas que se desgastan de forma natural con la edad y que se desgastan aún más con la exposición a los factores del medioambiente.

El envejecimiento de la piel es un proceso complejo provocado por factores intrínsecos y extrínsecos. Los efectos combinados de los mecanismos genéticamente programados y de los factores del medioambiente conducen a una disminución de la función de la piel y a cambios en la apariencia de tu piel con el paso del tiempo. Afortunadamente, los estudios de investigación sugieren que existen muchas maneras de protección contra el envejecimiento acelerado de la piel. Si pones en práctica las estrategias que discutimos anteriormente, puedes mantener tu piel con una apariencia joven y vibrante por muchos años.

Referencias** 1. https://www.mdpi.com/2218-273X/5/2/545/htm 2. https://www.rejuvaustralia.com.au/blog/collagen-production-decrease/ 3. https://parjournal.net/article/view/3863 4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6766865/ 5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7146365/ 6. https://www.aad.org/public/everyday-care/skin-care-secrets/anti-aging/reduce-premature-aging-skin

**Los enlaces externos provistos en las publicaciones del blog de 4Life son estrictamente una cortesía para los lectores del blog a quienes podrían interesarles dichos enlaces. 4Life no está promocionando estas páginas web o dando fe de la veracidad de cualquier información que se encuentre en estos sitios externos