Blog de 4Life Ciencia, Éxito, Servicio, Satisfacción

Consejos para mantener la salud de los pulmones

Consejos para mantener la salud de los pulmones

¿Sabías que tu cuerpo realiza entre 17,000 y 30,000 respiraciones al día? Pues bien, toma un respiro profundo y prepárate para conocer cómo funciona tu sistema respiratorio y cómo mantener tus pulmones saludables.

La vida empieza fuera del vientre cuando respiras por primera vez. La respiración es una función biológica natural, es un proceso vital con el que tus pulmones llevan el oxígeno del aire a tu cuerpo y expulsan el dióxido de carbono producido por tus células. Este es el proceso que te mantiene con vida.

Inhalación

La primera fase de la respiración se denomina aspiración o inhalación. El aire entra a tu cuerpo a través de tu nariz y boca, desciende por la parte de posterior de tu garganta y pasa por un tubo respiratorio (tráquea), para luego abrirse camino a través de tus bronquios los cuales son unos tubos grandes que se conectan con tu tráquea y dirigen el aire que respiras hacia los pulmones. El oxígeno del aire que respiras se transfiere de tus pulmones al torrente sanguíneo.1

¿Cómo llega el oxígeno desde los pulmones hasta el torrente sanguíneo?

Tus pulmones son fascinantes. Bajo el microscopio, la parte interna de tus pulmones se ve como una esponja gigante. Los bronquios se ramifican en tubos diminutos que se denominan bronquiolos, los mismos que son del tamaño de un cabello. Al final de estos tubos se encuentran unos sacos de aire diminutos denominados alveolos.2

¿Sabías que tu cuerpo tiene alrededor de 600 millones de alveolos y que cada uno está rodeado por una cubierta (similar a una malla) de vasos sanguíneos llamados capilares? El oxígeno viaja desde tus alveolos hacia estos capilares y luego ingresa al torrente sanguíneo, en donde puede ser transportado hacia todas las células de tu cuerpo.3

Exhalación

La segunda fase de la respiración se denomina expiración o exhalación. El propósito de la expiración es remover el dióxido de carbono, un producto de desecho que tu cuerpo produce durante la generación de energía. El dióxido de carbono sigue el mismo trayecto que el oxígeno, pero en dirección opuesta. El dióxido de carbono viaja por el torrente sanguíneo hacia los capilares pulmonares, luego se abre paso hacia los alveolos, bronquios y tráquea y es expulsado a través de la nariz y la boca.

La salud de los pulmones

A pesar de no estar completamente expuestos al medioambiente (como sucede con tu piel), tus pulmones tienen cierto contacto con el mundo exterior. Dependiendo de tu estilo de vida y el lugar donde vives, podrías estar expuesto a contaminantes, como el humo del cigarrillo, la contaminación del aire, el polvo, las bacterias, el moho y los virus que podrían tener efectos negativos en tus pulmones.4

Tu sistema respiratorio tiene varios mecanismos para proteger a tus pulmones5 como, por ejemplo, cabellos diminutos (denominados cilios) que recubren tu tracto respiratorio y ayudan a filtrar el polvo y otras partículas que ingresan a través de tu nariz. Por otro lado, la mucosa en tus pulmones atrapa y retiene el polvo, los gérmenes y otras sustancias potencialmente dañinas que ingresan a tus pulmones.6 También hay varias cosas que puedes hacer para promover la salud de tus pulmones.

Aquí tienes ocho consejos para mantener tus pulmones saludables:

  1. No fumar.
  2. Comer una dieta saludable y tomar bastante agua.
  3. Hacer ejercicio regularmente.
  4. Lavarse las manos a menudo para prevenir infecciones.
  5. Ponerse la vacuna de la influenza todos los años.
  6. Minimizar la exposición a condiciones de aire poco saludable. Revisa el pronóstico de la calidad del aire en tu comunidad, visita: airnow.gov
  7. Evitar contaminantes que puedan perjudicar tus vías respiratorias, incluyendo el humo de segunda mano, los productos químicos, el moho, los ácaros del polvo y el radón (un gas radioactivo que puede causar cáncer).
  8. Usar un cubrebocas cuando no puedas evitar la contaminación del aire.

Contaminación del aire

La American Lung Association (ALA) sostiene que más del 40% de estadounidenses viven en áreas donde la calidad del aire puede ser peligrosa para su salud.7

En el reporte más reciente de State of the Air, publicado por ALA, se considera que las emisiones provenientes de los medios de transporte, las plantas de energía y la industria, así como el clima cambiante, son las responsables de la mala calidad del aire.7 El reporte analizó dos de los contaminantes del aire más comunes y peligrosos: el ozono y las partículas en suspensión. Los investigadores afirman que, si bien la contaminación por ozono ha mejorado, posiblemente gracias a la ley llamada Clean Air Act, la contaminación por partículas en suspensión está empeorando. Los factores ambientales como el calor extremo y los incendios forestales están causando a corto plazo repuntes en la contaminación de partículas en muchas áreas y representan un reto para los esfuerzos por mantener el aire limpio.7

La exposición a una mala calidad de aire tanto a corto como a largo plazo pueden ser perjudiciales para tu salud.8 Los efectos a corto plazo son temporales e incluyen irritación en los ojos, nariz y garganta; dificultad al respirar; mareos; dolores de cabeza; y náuseas. Los efectos a largo plazo son típicamente más serios ya que incluyen daño a tus células y sistemas del cuerpo (especialmente tus pulmones).

Defensa contra la contaminación del aire

Tus vías respiratorias cuentan con defensas naturales que pueden brindar protección contra el daño causado por la contaminación. Sin embargo, una mayor exposición a los contaminantes puede saturar tu sistema de defensa y causar estrés oxidativo en tu sistema respiratorio.9 El estrés oxidativo está vinculado con el daño celular y es causado por un desequilibrio entre los radicales libres y las defensas antioxidantes. Si no se controla, el daño celular puede alterar el funcionamiento normal de tu sistema respiratorio y con el tiempo, interferir con tu salud.

Evitar la contaminación del aire es la mejor manera de proteger la salud de tus pulmones. Desafortunadamente, esto no siempre es posible, por lo que es importante encontrar otros medios de protección. Como hemos señalado anteriormente; seguir una dieta saludable, específicamente una dieta rica en frutas y vegetales es una forma de respaldar la salud de tus pulmones. Los investigadores han demostrado que ciertos compuestos naturales que se encuentran en los alimentos pueden ayudar a promover la salud de los pulmones de la siguiente manera:

1. Removiendo partículas posiblemente dañinas del sistema respiratorio.

  • Los ginsenósidos del extracto de la raíz de ginseng, la vitamina C y el calostro han demostrado estimular las células del sistema inmunitario en los pulmones, lo cual ayuda a respaldar la eliminación de partículas.
  • El timol, obtenido del extracto de tomillo y el N-Acetilo L-Cisteína son mucolíticos conocidos que ayudan a los cilios y a la mucosa a transportar las partículas a través de la tráquea.

2. Protegiendo contra el daño que pueden causar las partículas que ingresan a tus pulmones.

  • Las antocianinas y los bioflavonoides de los extractos de mirtilo y los cítricos, el sulforafano del extracto de la semilla de brócoli y las vitaminas C, E y el betacaroteno, actúan como antioxidantes. Los antioxidantes ayudan a prevenir la acumulación de radicales libres dañinos que pueden formarse cuando tus pulmones están expuestos a niveles altos de contaminantes.

3. Respaldando el tejido pulmonar y la función respiratoria.

  • El extracto de comino negro contiene timoquinona el cual es un compuesto natural activo que relaja las vías respiratorias, calma el tejido del tracto respiratorio y contribuye con la función pulmonar durante condiciones de riesgo como la contaminación del aire.

Estos compuestos también se encuentran en los suplementos dietéticos, los mismos que pueden usarse conjuntamente con una dieta saludable para optimizar la función respiratoria.

Proteger la salud de tus pulmones es una parte importante para mantener tu bienestar general. Respalda tus pulmones y tu función respiratoria adoptando las prácticas de vida saludables que hemos discutido en este artículo y evitando estar expuesto a la contaminación del aire siempre que sea posible.

 

Un respiro para tus pulmones...

4Life Transfer Factor® Lung hecho para respaldar la salud de tus pulmones, la función respiratoria y las defensas naturales de tu cuerpo contra el daño que causa la contaminación.*

*Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Drogas y Alimentos. Estos productos no están destinados a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Referencias**: 1. https://kidshealth.org/en/kids/lungs.html 2. https://www.webmd.com/lung/how-we-breathe 3. https://www.healthline.com/human-body-maps/lung#lung-anatomy 4. https://www.epa.gov/indoor-air-quality-iaq/biological-pollutants-impact-indoor-air-quality 5. https://myhealth.alberta.ca/Health/aftercareinformation/pages/conditions.aspx?hwid=ug5638 6. https://www.lung.org/lung-health-diseases/how-lungs-work 7. https://www.lung.org/research/sota/key-findings 8. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpubh.2020.00014/full 9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3155788/ **Los enlaces externos proporcionados son una cortesía para los lectores del blog. 4Life no respalda el contenido proporcionado en estos sitios web ni garantiza la precisión de la información que se encuentra en estos sitios externos.